Como elegir una entidad bancaria

¿Qué considerar a la hora de elegir una entidad financiera?

La elección de tu entidad financiera es un paso sumamente importante a la hora de administrar tus finanzas. El papel de tu banco o asociación de ahorros y préstamos será crucial, no solo porque una buena elección te proporcionará seguridad, sino también porque te permitirá el acceso a los instrumentos idóneos según tus prioridades financieras.

Lo primero que debes saber es que no es cierto que todas las entidades sean iguales, ni funcionan de la misma manera. A continuación, compartimos algunos criterios que te ayudarán a decidir con cuál o cuáles entidades trabajar (o al menos, con cuáles no hacerlo 😜).

 

Legalidad

El primer punto que debes cotejar es que la entidad opere en la legalidad, que esté autorizada por las autoridades dominicanas a captar y prestar recursos. Puedes confirmar si una entidad está autorizada en el registro de la Superintendencia de Bancos (SB).

 

Solvencia

Por otro lado, si una entidad te pide que demuestres solvencia para darte un préstamo, ¿por qué razón tú no demandarías lo mismo al momento de hacer un depósito? Infórmate sobre sus niveles de solvencia, que también están disponibles en la sección de estadísticas del portal de la SB. Igualmente, cada entidad debe publicar esta información en su web, en su informe de estados financieros auditados.

No significa que haya que elegir a la entidad con mayor solvencia, pero sí una con estándares considerados seguros. Para la banca que opera en territorio dominicano, la solvencia mínima exigida por la Ley Monetaria y Financiera es de un 10%.

 

Practicidad

Emplear este criterio te ahorrará mucho tiempo, dinero y posiblemente te evite algunos dolores de cabeza. ¿Cómo se logra? Respondiendo preguntas como la siguientes:

  • ¿Esta entidad tiene sucursales en mi ciudad, o cerca de mi trabajo o residencia?
  • ¿Tiene buen servicio al cliente? ¿Qué dicen al respecto los parientes o amigos que la usan?
  • ¿Dispone de plataformas tecnológicas (banca electrónica, aplicaciones) que me ayuden a simplificar y eficientizar la gestión de mis productos financieros?

Estos aspectos son particularmente relevantes en el marco de la pandemia, pero su valor no se limita al contexto de emergencia sanitaria actual, pues la tendencia general es a la automatización de los servicios.

 

 

 

Tus prioridades

Mayor rendimiento

¿Cuáles son tus objetivos? ¿Cuál de ellos es tu prioridad? ¿Quieres ahorrar, invertir o gestionar tu negocio? Estas preguntas te ayudarán a ir dilucidando cuáles son las alternativas del mercado más ajustadas a tus necesidades.

Si tu prioridad es ahorrar de manera segura, al tiempo que obtienes un retorno, debes decidirte por la institución financiera que, además de cumplir con los parámetros anteriores, ofrezca los mejores beneficios.

Debes informarte sobre las tasas pasivas ofrecidas por el mercado, es decir, aquellas que las entidades de intermediación financiera pagan a sus depositantes (sea por cuentas de ahorro o certificados).

Ten presente que una mayor tasa de retorno por la inversión de tus recursos suele implicar un incremento del riesgo, aunque a veces solo refleja el efecto de la competencia entre las entidades financieras por recibir la mayor cantidad de recursos disponibles en el mercado.

De igual manera, considera la posibilidad de ahorrar o invertir en más de una entidad, evitando así “poner todos los huevos en la misma canasta”.

 

Menores costos

La toma de una decisión informada implica el conocimiento de los precios de cada uno de los servicios de la institución financiera que estés considerando. Así que procura conseguir el tarifario. Generalmente puedes encontrarlo en el sitio web de cada entidad o, en su defecto, solicitarlo en cualquier sucursal. Si ya tienes varias candidatas precalificadas según los criterios anteriores, esta puede ser la pieza que incline definitivamente la balanza hacia tu mejor opción.

Este criterio es especialmente relevante cuando tu relación con una entidad de intermediación se origina en tu necesidad de financiamiento para una casa, carro u otro tipo de consumo, tu decisión debe producirse tras la adecuada lectura de las condiciones contractuales ofrecidas en el mercado.

No solo debes considerar la tasa de interés anual que costará tu préstamo, sino también los requisitos, la posibilidad o no de abonos extraordinarios sin penalidad, o lo estipulado con relación al saldo anticipado.

De igual forma, infórmate sobre si tu contrato incluye la congelación de la tasa de interés por un período determinado y compara los diferentes plazos del mercado.

Para concluir, insistimos nueva vez en que no es necesario abocarse a la tarea de elegir exclusivamente una entidad, pues puede resultar práctico y hasta ventajoso tener vínculo con más de una. Incluso es recomendable, siempre que tengas la capacidad y la disciplina de darle el seguimiento adecuado a todos tus productos.

Menu